Preguntas a: martinalbertosanchez@live.com.ar

E mail

Preguntas a: martinalbertosanchez@live.com.ar

sábado, 6 de septiembre de 2014

Curso para ser un lector profesional

Curso para ser un lector profesional
¿Cómo leer bien?
Hay mucho mito sobre cómo se lee bien.  Mucha gente que lee bien piensa en realidad que no lee así. Es que leer correctamente es algo bien simple. No hace falta ser licenciado en educación para comprender cómo se hace para leer bien. Para explicarlo de manera sencilla se puede decir que la buena lectura consiste en percibir algo escrito para luego comprender su significado. Entonces por un lado en la lectura interviene la percepción de algo escrito y por el otro lado el reconocimiento de lo que eso escrito significa. El proceso de lectura es explicado así como una actividad bien simple que consiste en decodificar lo que se percibe con los ojos y que por supuesto está escrito. En la percepción de lo escrito intervienen los ojos. Es que sin ellos no se puede hablar de lectura. Y en la decodificación intervienen elementos como la concentración. Para completar más la definición de lectura se puede decir que lo que se percibe y se puede decodificar es siempre algo de significado conocido. Si lo escrito no posee un significado conocido por el que lee no se puede hablar de lectura sino de percepción. Por ejemplo cuando se intenta leer algo que está escrito en idioma extranjero que no se domina como el alemán, no hay lectura, es que falta la decodificación. Para la mente una palabra escrita en idioma extranjero no significa nada por eso no lo puede decodificar. Para completar más también se puede decir que el significado que se le otorga a lo que se percibe con los ojos debe ser lo más fiel a lo que comúnmente se acepta convencionalmente como significado de esa frase o palabra que se capta.
En resumen, la lectura es la decodificación de lo que se percibe con los ojos y está escrito. La decodificación es el reconocimiento del significado de eso que se percibe. Si no se extrae el significado de lo que se lee ya sea porque hay distracción del lector o porque eso que se lee no tiene un sindicado conocido o por otro motivo, no se puede hablar de lectura. La buena lectura entonces consiste en esto, en decodificar signos escritos, es decir lo escrito, comprendiendo sus significados.
¿Por qué se hace esta explicación obvia?
Porque va a ser útil para explicar en qué consiste la lectura veloz por un lado y por el otro va a permitir diferenciar la buena lectura de la mala. Es que hay mucha gente que lee mal.
Introducción a los malos lectores
Cada tanto se hacen pruebas internacionales de lectura en diversos países del mundo. La finalidad es medir la capacidad de lectura, entre otras, de los estudiantes. Esto es útil para proyectar cómo será el camino en materia educativa en los estudiantes de distintas naciones. Hay un ranking internacional sobre los mejores lectores del planeta. Y lo curioso de todo es un país latino conocido siempre salía en último lugar. En por ejemplo 168 países testeados en su nivel de lectura esta nación obtenía el número 168. Al tener tan bajo rendimiento lector los políticos de ese país se preocuparon mucho. Era una vergüenza nacional e internacional. Y por eso contrataron a especialistas en la materia para que busquen saber la causa de esa situación. Pasado un tiempo de investigaciones dichos especialistas descubrieron que la causa de la mala lectura de los alumnos de ese país estaba en los profesores. Se descubrió que los profesores no sabían leer y que por eso tampoco los alumnos aprendían. ¿Los profesores no sabían leer?. ¿En toda una nación?. Es curioso pero eso es verdad. Se armó todo un revuelo en ese país ante semejante descubriendo, por eso se contrató a una especialista en el tema para eliminar ese problema y se hicieron publicaciones. En uno de los documentos publicados se explicaba el proceso de lectura más o menos de forma similar a lo que se desarrolló al comienzo de esta nota. Por eso no es tan obvio lo que se dijo más arriba sobre lo que significa leer bien. Todo un país leía mal. ¿Lo pueden creer?. Y esto no paso hace mil años fue hace poco.
Los malos lectores
Los malos lectores son aquellos que leen con la intención de memorizar. No buscan entender lo que leen. No hacen paradas cuando no comprenden algo. Tratan siempre de que con la primera lectura todo les quede memorizado. O simplemente consideran buena a la lectura en la que logran captar las palabras de un texto pero sin importarles ni controlar que realmente han comprendido lo que percibieron. Esto trae una serie de consecuencias. Los malos lectores no saben leer ni mucho menos son conscientes de los procesos que intervienen en la lectura por eso son ajenos a ella y hasta la detestan. Los malos lectores no leen mucho. En el caso de país que se mencionó más arriba tanto los profesores de esa nación como los alumnos leían, por así decirlo, de esa forma, osea mal. Lo hacían con la intención de memorizar y por eso salían mal en las pruebas de lectura. Es que en dichas pruebas lo que se evaluaba era el nivel de comprensión y no de memoria. Por eso fracasaban al rendir.
Los lectores malos tienen un serio problema para entender las cosas. Les cuesta mucho comprender todo. Es que no usan esa habilidad que tan fácilmente se puede desarrollar leyendo correctamente.
Los buenos lectores
Los buenos lectores son los que saben leer. Los que además entienden que significa leer, aunque después de la lectura no recuerden nada o casi nada de lo que leyeron. La memoria acá no importa. En otro artículo se explicará el porqué de esto. Pero lo esencial entonces en el buen lector es que este decodifique todo lo que perciben sus ojos encontrando su verdadero significado. El verdadero significado es el que el autor de lo escrito le quiere dar a lo que escribió.
La relación entre la lectura y el estudio primario, secundario y universitario
Lo principal para aprobar en los exámenes de cualquier nivel educativo es leer bien antes que recordar. Lo importante es leer bien. Si una persona no lee bien no podrá aprobar exámenes a menos que use en exceso su memoria, lo que, como se explicará más abajo no es aconsejable por los motivos que se expondrán.
El lector profesional o experto y el buen lector
Ser un buen lector está bien. Es que con la buena lectura ya se puede hacer muchas cosas como aprender de todo, tener idea de lo que sucede en el mundo, tener cultura, etc.. Pero ser un lector profesional es lo óptimo y hace de la lectura una actividad que puede mejorar a niveles impensables. El lector profesional maneja otras habilidades y conocimientos que el buen lector no conoce y si conoce no aplica. Es difícil encontrarse con un lector profesional porque para ello o hay que hacer un curso de lectura profesional y entender qué es lo que se puede sacar al máximo de tal proceso o ser muy intuitivo como para sin hacer algo así comprender y aplicar los elementos que forman parte de la lectura experta.
¿Cuáles son las diferencias entre los lectores malos, buenos y el profesional o experto?
El lector profesional lee con un propósito, con un objetivo. Nunca lee por leer. Siempre se plantea una meta. ¿Cuál es esa meta?. Entender todo lo que perciben sus ojos. Eso es lo que busca. Y es consciente de ello.  En esto es igual al buen lector. El mal lector no intenta comprender sino memorizar lo que percibe.
El lector experto siempre se está controlando, siempre se vigila a sí mismo. ¿Para qué?. Para no desviarse de su meta que es comprender todo lo que lee. El lector experto sabe que se va a distraer, que eso es algo natural. Por eso es que se prepara para ello, se concientiza. Y hace lo posible para no desvirarse de su meta aunque a veces por cansancio o por algún problema en especial no lo logre. El buen lector no tiene en cuenta esta habilidad. Por eso se distrae cuando un tema no le atrapa. Piensa en otra cosa. No es consciente de que se ha alejado de la lectura hasta mucho tiempo después de haberse desconectado. El mal lectorno le da atención al control porque no busca comprender sino memorizar. Y si lo hace es para notar si es que ha memorizado o no algo.
El lector experto hace paradas es decir frena la lectura cuando lo cree necesario ¿Y por qué lo hace?. Porque se da cuenta de que no está cumpliendo con su meta, es decir, cuando se da cuenta de que no está entendiendo algo para y busca un diccionario o simplemente si es que no puede parar, sigue adelante pero tratando de inferir el significado que no comprendió del contexto o se concientiza de que después tendrá que buscar ese significado en un diccionario o en algún otro lugar para poder cumplir con su meta que es comprenderlo todo. El buen lector no para. Mientras su atención sigue vigente continúa. Y si no entiende sigue igual. El buen lector no quiere buscar el significado de lo que no entiende en el diccionario. Para el eso es fanatismo en la lectura o algo parecido. Y si no entendió algo y lo tiene que rendir en un examen simplemente lo memoriza y continua adelante. El mal lector no para.
El lector experto sabe que cuando no comprende algo puede deberse a que no lo percibió bien o está cansado o tiene problemas de base comprensiva. Esto último significa que no puede entender algo porque le falta conocimiento base. Por ejemplo nadie puede comprender una materia de 5 año de una carrera universitaria sin antes haber pasado las de los años anteriores que son correlativas, salvo algunas excepciones. Cuando esto último pasa y el lector sabe que la culpa de la falta de comprensión se debe a que le falta conocimientos base el lector experto toma conciencia de eso y para y busca entender lo que necesita para asimilar eso nuevo que quiere comprender o simplemente sigue adelante tratando de comprender lo que pueda pero con la conciencia de que tiene que llenar ese vacío comprensivo que posee. Es resumidas cuentas el lector experto sabe cuándo la causa de la falta de comprensión se debe a un error de él, lo reconoce y se hace responsable de llenar ese vacío que tiene. El lector bueno no hace esto y el malo menos. Generalmente estos dos últimos tipos de lectores piensan que el problema está en ellos que no pueden comprender porque son burros o no pueden memorizar porque les falta más capacidad intelectual.
El lector experto hace paradas cuando se siente cansado. No se esfuerza de más para no crear tensión en la comprensión. El lector bueno y malo no hacen esto. Se esfuerzan de más en la lectura. Con el tiempo esto les crea una suerte de adversión a la lectura. Creen que si no aguantan no son buenos ni eficientes. En resumidas cuentas no se tienen piedad ni paciencia.
El lector experto entrena velocidad lectura. Sabe que puede mejorar como tal siendo más rápido para así poder leer más en menos tiempo. Por eso se pone tiempos en las lecturas generalmente en donde se controla la velocidad. Y generalmente también entrena con algún programa o ejercicios de lectura veloz. La idea del lector experto es leer más en menos tiempo. Y no tanto ser rápido para después descansar o algo así. Además el lector experto sabe que le rinde mejor entrenarse para ser más eficiente en la lectura que simplemente leer sin hacer eso. A la larga el más entrenado saca mejores beneficios a su lectura. El buen lector y el malo no hacen esto. Ya sea porque no saben que la lectura se puede entrenar o porque simplemente no quieren esforzarse. Es que no le ven en sentido.
Resumen
Ser un buen lector es bueno, pero ser profesional es mejor. Ser malo leyendo no es recomendable.
El lector experto lee con la intención de comprender todo lo que perciben sus ojos. No busca memorizar. Todo el tiempo está controlándose para no distraerse de tal objetivo. Si tiene que frenar para comprender algo lo hace. Y después sigue. Lo que le importa es comprender velozmente lo que captan sus ojos. Y no tanto solo pasar la vista sobre un textos sin entender nada. El lector experto se toma descansos y es bueno consigo mismo, respeta sus tiempos y sus dificultades al leer. El lector experto practica para mejorar, se entrena para cada día para poder leer más en menos tiempo.
  ¿Por qué el lector experto no se preocupa por memorizar lo que lee?
Porque el lector experto conoce los límites de la lectura eficiente con relación a la memoria. Él sabe que no va a poder memorizar lo que lee en la primera vez. Lograr eso es imposible. Además lo primero que hay que hacer antes de memorizar algo es comprenderlo bien. La memoria es otro tema. Y se desarrolla con otras técnicas. Eso no quiere decir que el lector que lee con la intención de comprender, después de aplicar su técnica, no recuerde nada. Claro que recuerda las cosas que leyó. Porque lo que se entiende se puede recordar, por lo menos, en parte. Pero no es eso lo que se busca. Para probar esto, si a los lectores expertos después de leer un texto de 5 páginas se les hace un test de múltiples opciones seguramente acertarán en un 60 u 80 por ciento de las respuestas o simplemente todas. Pero quizá si se les pide que expliquen lo que leyeron hablando no lo puedan hacer con total fidelidad. Es que la lectura experta tiene sus límites con relación a la memoria. Es por eso que para aprender algo para rendirlo en la facultad o en el colegio secundario hay que aplicar otras técnicas. Pero la base de todas estas técnicas sin duda alguna es la lectura experta. Es que no se puede recordar lo que antes no se comprendió bien o por lo menos en los caso en que si se pueda no es conveniente. Esta es la recomendación de todos los especialistas en métodos de estudio que hay. Primero se debe comprender para después pensar en memorizar. Claro que hay cosas que se recuerdan solo con percibir palabras de un texto con la simple intención de comprender. 
Martinalbertosanchez@live.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario